Diputado (DC) Raúl Soto envía carta al Papa pidiendo que acepte renuncia de Cardenal Ezzati

“La figura del actual Arzobispo dista mucho de ser una de unidad y de encuentro (…) y las recientes noticias dan cuenta de sus graves omisiones que permitieron que abusadores continuaran impunes”, asegura el parlamentario.

El diputado DC, Raúl Soto le envió una carta a su santidad, el Papa Francisco, solicitándole que acepte la renuncia del Cardenal, Ricardo Ezzati, quien está citado a la Fiscalía para que declare en calidad de imputado por encubrimiento, en medio de la crisis que vive la Iglesia Católica en Chile.

En la misiva, el parlamentario indica que “es especialmente urgente la aceptación de la renuncia del Arzobispo de Santiago, Cardenal Ricardo Ezzati Andrello”, argumentando que “ese cargo de arzobispo de Santiago posee una especial significación simbólica en la historia de Chile. Desde dicha posición, el Cardenal Raúl Silva Henríquez y luego su sucesor Juan Francisco Fresno, lideraron la defensa de la dignidad humana y de los derechos de los perseguidos por la dictadura militar”.

Agrega que “la figura del actual Arzobispo dista mucho de ser una de unidad y de encuentro, su rol pastoral se encuentra en claro entredicho y las recientes noticias que dan cuenta de sus graves omisiones frente a situaciones por él conocidas y que permitieron que abusadores continuaran impunes, perpetrando nuevos delitos, sin entregar antecedentes oportunos a la justicia penal, son razones suficientes para entender que Monseñor Ezzati es parte de una estructura que normalizó la “cultura del encubrimiento” y que lejos de ejercer un rol acogedor con las víctimas, optó por la senda del encubrimiento”.

Soto afirma que “las heridas ocasionadas por personeros de la Iglesia no sanarán hasta que exista un genuino reconocimiento de las responsabilidades individuales e institucionales, castigos justos y ejemplares, tanto en la justicia penal como en la eclesiástica, reparación integral a las víctimas”.

Finalmente concluye indicando que “por el bien mayor de Chile y también por la propia necesidad de renovación de la Iglesia Católica, solicitamos a Su Santidad no demorar más las decisiones que quedan por adoptar. El dolor de cientos de víctimas no merece menos que la empatía del Papa y su urgente reacción”.

Descarga la Carta al Papa