Diputado (DC) Raúl Soto llamó al Gobierno a poner urgencia a Proyecto de Ley que Castiga con cárcel a Sacerdotes que no denuncien abusos a menor

El parlamentario recogió las declaraciones del Presidente Sebastián Piñera respecto de la crisis que vive la Iglesia Católica y lo emplazó a “pasar de las palabras a la acción”.

En el marco de las declaraciones realizadas por el Presidente Sebastián Piñera, respecto a la crisis que vive la Iglesia Católica y donde aseguró que “se pudieron y debieron haber evitado muchos abusos y mucho sufrimiento a niños chilenos y que la Iglesia jamás debe encubrir un crimen y mucho menos cuando son crímenes de abuso”, el diputado DC, Raúl Soto llamó al Gobierno a poner urgencia al proyecto de Ley que castiga con cárcel a los miembros del clero que no denuncien delitos cometidos por sacerdotes, bajo la figura de encubrimiento.

El parlamentario, junto con celebrar el pronunciamiento del Ejecutivo, aseguró que “ya era tiempo de que el Gobierno pusiera fin a su silencio respecto de los hechos sobre abusos sexuales cometidos en la Iglesia Católica y que ya todos conocemos”.

Soto dijo que “si bien considero que son declaraciones acertadas, es necesario que el presidente Piñera pase de las palabras a la acción, es por ello por lo que solicitamos que se ponga urgencia a nuestro proyecto de ley que establece penas de cárcel para quienes no denuncien casos que pueden constituir delitos por abusos sexuales a menores”.

Agregando que “de esta manera terminaremos con el encubrimiento y con la impunidad, para pasar a hacer justicia con los cientos de niños, niñas y adolescentes que, lamentablemente, han sido vulnerados en sus derechos y su inocencia, y donde ni ellos ni sus familias encuentran justicia ni la paz que debe ser proporcionada por parte del Estado chileno”.

Finalmente, el legislador enfatizó en la necesidad poner urgencia a este proyecto, “para que hagamos justicia con las víctimas y definitivamente pongamos punto final a la cultura de encubrimiento e impunidad y que el propio Papa Francisco denunció hace algunas semanas atrás”.