“La ministra Cecilia Pérez y quienes critican la autonomía progresiva hablan desde la ignorancia y la mala fe”

El parlamentario acusó un “doble estándar” del Gobierno y aclaró que la iniciativa busca garantizar de manera expresa, los derechos fundamentales de niños, niñas y adolescentes, además de entregar al Estado, la sociedad y la familia el deber de reconocer estos derechos.

Múltiples han sido los debates en torno a la autonomía progresiva, concepto integrado en el proyecto de Reforma Constitucional, refundido en dos iniciativas presentadas por el diputado Raúl Soto (DC) y Marcelo Díaz (PS). El cual busca garantizar de forma expresa en la Carta Fundamental, las garantías y los derechos que tienen los niños, niñas y adolescentes.

Asimismo, el proyecto de ley integra en el artículo 1 el deber del Estado, de promover y proteger los derechos de niños, niñas y adolescentes, sin embargo, no es solo el Estado quien debe resguardarlos, ya que la iniciativa implica que la familia y la sociedad también tendrán ese deber, lo que para Soto se contradice con “la mentira de la derecha, que asegura que queremos minar el sentido de familia”.

Soto, desmintió a quienes aseguran que se afectará de forma directa a los padres y la familia, calificándolo de “total ignorancia”, además se refirió específicamente a las declaraciones de la ministra Cecilia Pérez cuando expresó que “el Gobierno no va a estar en ningún caso por cualquier norma que relativice el derecho de los padres de educar a sus hijos”, agregando que “este proyecto no lo hace. Nosotros no queremos quitarles ningún derecho preferente a los padres respecto de poner límites o educar a sus hijos”.

El diputado, explicó el concepto de autonomía progresiva, criticado por el Gobierno y parlamentarios de derecha, quienes afirman que, dentro de la reforma, existirá una restricción constitucional al derecho de los padres sobre los niños, situación totalmente desmentida por Soto, quien aseguró que: “Autonomía progresiva, es un tema de sentido común, se trata que todos cuando avanzamos en edad, desarrollamos mayores capacidades para ejercer nuestros derechos. Esto, significa que todos los niños que van creciendo, que van alcanzando mayor madurez intelectual, van teniendo la posibilidad de ir ejecutando de forma más autónoma sus derechos. Eso no significa que hay una mayor prerrogativa del Estado respecto a esa autonomía, es justamente lo contrario y no significa tampoco que se pierda la patria potestad, el derecho, ni las obligaciones que los padres tienen sobre sus hijos”.

Asimismo, aseguró que no se está instalando nada nuevo dentro de la legislación, “eso es una me mentira del porte de un buque”, y explicó que el objetivo de la reforma es “poner de manera expresa, en la Constitución, aquello que está a nivel de tratados internacionales y de legislación vigente”.

Cabe señalar que actualmente el Senado, está tramitando un proyecto de ley presentado por el Gobierno, relativo a garantizar los derechos de niños, niñas y adolescentes, el cual se estructura sobre el principio de autonomía progresiva, así lo expresó el presidente Piñera en su mensaje presidencial:

“Así, el sistema debe fundarse en el respeto por los principios de igualdad y no discriminación; el interés superior del niño como consideración primordial; y el reconocimiento y promoción de la autonomía progresiva en el ejercicio de sus derechos. En concordancia con la Convención y el derecho común, la presente ley habla de “los niños” en general, concepto que incluye a toda persona menor de dieciocho años, sin distinción de sexo”.

En la misma línea, Soto acusó el “doble estándar” del presidente Piñera y el ministro Blumel, asegurando que “se asustaron por los falsos argumentos ideológicos de la extrema derecha”, por lo que llamó a reponer la urgencia al proyecto.

El Gobierno llegó bajo el eslogan de los niños primero y ahora les está dando la espalda, con declaraciones que escapan de la realidad y constituyen una verdadera mentira. Aquí no hay nada nuevo y no hay nada valórico que debatir, la autonomía progresiva es algo de sentido común y esperamos esto se entienda de la forma correcta y podamos avanzar en el reconocimiento de los derechos y garantías de los niños, niñas y adolescentes” finalizó el diputado por la región de O’Higgins.