Diputado Raúl Soto (DC) pide al Gobierno poner urgencia a proyecto que obliga a sacerdotes denunciar abusos

El parlamentario emplazó al Gobierno a “demostrar que existe real voluntad política” para terminar con la impunidad en casos de abuso en la iglesia

Tras el informe presentado por la Compañía de Jesús sobre la investigación contra el fallecido cura Renato Poblete, el diputado Raúl Soto, emplazó al Gobierno a “demostrar que existe real voluntad política”, para terminar con la impunidad en los casos de abuso sexual de la iglesia católica, solicitando poner urgencia al proyecto de su autoría, que obliga a sacerdotes y miembros del clero denunciar cuando tomen conocimiento de delitos contra niños, niñas y adolescentes.

El resumen ejecutivo del informe, fue entregado esta mañana a la Fiscalía Metropolitana Sur, lo que fue calificado como “insuficiente” por el diputado Soto, quien sostuvo que “los abusos del cura Renato Poblete, datan de 1960 hasta el año 2008, en ese periodo de tiempo, está claro que existió encubrimiento por parte de la iglesia católica y nadie se hace responsable de ese delito. Aquí hubo abuso a 22 mujeres, incluidas menores de edad y luego de años en silencio, esto sale a la luz para decirnos una vez más, que necesitamos nuevas leyes que obliguen a los religiosos denunciar estos casos cuando estén bajo su conocimiento”.

Asimismo, Soto explicó que este caso “conmociona a toda la ciudadanía por su nivel de crudeza”, y agregó que es un deber “ético y moral del Gobierno, dar urgencias al proyecto que obliga denunciar los abusos”, ya que la iniciativa contempla que “todas las autoridades eclesiásticas de cualquier confesión religiosa, sea de derecho público o derecho privado, y, en general, los obispos, pastores, ministros de culto, diáconos, sacerdotes, religiosas u otras personas que conforme a las reglas de cada denominación religiosa detenten algún grado de autoridad sobre una congregación o grupo de personas en razón de la práctica de alguna creencia, estarán obligados a denunciar, sin privilegio ni excepción alguna”.

“Tenemos que cerrar los círculos de impunidad y hacerlo desde ya. Es momento de terminar con la cultural del encubrimiento en este país. No es posible que conozcamos estas investigaciones años después. Tenemos que impulsar estos proyectos que buscan poner fin a todos los espacios de impunidad, garantizando que las denuncias se realicen en forma oportuna y eficiente y, de esa manera, se dé pie a las investigaciones y a las condenas respectivas, para que ningún abusador de niños, niñas y adolescentes en nuestro país quede impune como pasó en este caso”.