Diputado Raúl Soto afirma que “no hay vuelta atrás con el retiro de fondos de AFP” pese a anuncios para la clase media

Tras los anuncios del Plan para la Clase Media, el diputado Soto manifestó que el proyecto de retiro de fondos no es “negociable ni intercambiable por ninguna otra medida”. El jefe de la Bancada de Diputados y Diputadas del PPD, Raúl Soto, se refirió al plan “fortalecido de protección” a la clase media -que contempla un bono no reembolsable de 500 mil pesos y un préstamo estatal solidario- señalando que “este plan llega tarde, ya que debió ser planteado en marzo de este año. Además, queremos ser absolutamente claros en decir que el proyecto de retiro de fondos previsionales es sin retorno, no hay vuelta atrás, no es negociable ni intercambiable por ninguna otra medida ni ninguna otra propuesta. “Si el gobierno pretende con esto obstruir el retiro del 10% créanme que no lo va a lograr, muy por el contrario, son medidas completamente compatibles. Una cosa no excluye la otra. Tenemos que confiar en la libertad de los chilenos y chilenas, que voluntariamente tomen la mejor decisión para acceder a los recursos necesarios para enfrentar estos difíciles meses”, afirmó el diputado Soto. El parlamentario indicó que “el bono de 500 mil pesos es sin duda una ayuda, pero tiene letra chica, ya que va a dejar a muchos afuera, y nosotros lo que buscamos con el retiro de los ahorros previsionales es que sea universal. Dejemos que el proyecto avance, no hagan más campaña del terror el gobierno, los ministros, las AFP y los grandes empresarios de este país. Dejemos que cada parlamentario decida autónomamente si le va a dar la espalda a la ciudadanía, o va a apoyar esta idea que está instalada en el corazón de las familias chilenas”.
“Este plan del Gobierno es reactivo, tardío e insuficiente para impedir que los chilenos tengan el derecho a elegir y usar sus fondos previsionales que están secuestrados por las AFP. Los parlamentarios que cambien su votación, lo harán prefiriendo una opción de los partidos políticos y no la demanda ciudadana, acentuando la desconfianza y distancia entre las instituciones y sus ciudadanos”,
finalizó Soto.